Instrumento interactivo para distribución, fabricantes y proveedores de la moda.

Instrumento interactivo para distribución,

fabricantes y proveedores de la moda.

Casa Palancas: Herencia Centenaria

Casa Palancas es sinónimo de la evolución de una herencia centenaria. Ana y Marga Méndez Pintor son las propietarias de este establecimiento en Melide (A Coruña). Un lugar emblemático que hace más de cien años acogió la Escuela de Calzado de la región. Una herencia y tradición que las hermanas han adaptado al mercado actual sin perder la esencia. Al gusto por la calidad y el calzado bien hecho se une el trato personalizado de nuestras protagonistas, que han conseguido convertirse en una referencia en Galicia.

Ana y Marga Méndez Pintor simbolizan la evolución de una herencia centenaria. La historia de Casa Palancas comienza hace aproximadamente 120 años. Melide fue tierra de zapateros y panaderos. Una tradición que se ha mantenido a lo largo de los años y de la que ha formado parte Casa Palancas que, en su día, fue incluso escuela de zapateros. Hasta hace unos años, la zapatería contaba con dos actividades bien diferenciadas. Por un lado, se vendían los típicos zuecos de la zona que realizaba el padre de nuestras protagonistas. Por otro, comenzaron a comercializar marcas.

El tamaño contribuye a la personalización

Marga y Ana se criaron entre zuecos y zapatos. El negocio está ubicado en la casa familiar, al lado de la plaza principal que alberga el Ayuntamiento, dos iglesias, y que atraviesa el Camino de Santiago. Ellas no pudieron aprender el oficio ya que su padre falleció muy joven. “Él se dedicó hasta el final a fabricar los zuecos que le encargaban en centros culturales gallegos de muchas partes. Cuando falleció, nos centramos en una oferta de calzado de marca para caballero y señora. Nos especializamos, además, en anchos especiales, lo cual nos traía clientes de muchas zonas”.

Detalle en la tienda

Al pertenecer a una familia donde siempre se hizo el zapato a medida, con pieles de primera y muchos años de experiencia, nuestra referencia es ésa: la calidad, la comodidad y la moda. Queríamos una tienda pequeña, sin aglomeraciones, donde pudiéramos atender a los clientes de una manera más personal y prestar asesoramiento desde nuestra experiencia, sobre lo que es mejor para su pie”, relata Marga. De hecho, la zona dedicada a la venta es pequeña, ocupa unos 50 metros cuadrados. El resto está dedicado al almacén.

Al pertenecer a una familia donde siempre se hizo el zapato a medida, con pieles de primera y muchos años de experiencia, nuestra referencia es calidad, comodidad y moda«

“La decoración corre por nuestra cuenta, nos gusta mucho crear y buscar elementos nuevos que nos ayuden a realzar el atractivo de cada uno de los artículos. Tenemos mucha afición por el arte, especialmente por la pintura, y esto nos ayuda a la hora de montar escaparates y crear nuevas decoraciones. Intentamos siempre que la tienda esté bonita. Nuestro lema es que todo entra por los ojos. Las tiendas pequeñas ayudan a dar vida a los pueblos y si además tienen encanto, mejor que mejor”, comenta Marga.

«Nos costó mucho que el cliente entendiera que no se puede comparar una tienda pequeña de pueblo con las grandes empresas”

Apuesta por el made in Spain

Melinde cuenta con 9.000 habitantes y está ubicado en un lugar privilegiado y cercano a las cuatro provincias gallegas. Un punto estratégico que cuenta con un especial encanto que atrae a turistas.

En Casa Palancas apuestan por el calzado made in Spain. Trabajan con marcas como Pons Quintana, Plumers, C-Doux, Argenta, Ezzio, Riko o Confortclass, entre otras. También comercializan firmas internacionales como alg Gant y Rockport, la danesa Ecco o la austriaca Högl.

Para elegir las marcas, Marga y Ana solían acudir a las ferias de Ifema en Madrid. “Nos gusta tocar y ver el producto. Además, es la mejor manera de contactar directamente con los fabricantes y poder hablar de cómo se puede mejorar el zapato. Digo solíamos porque la pandemia nos hizo perder esta costumbre, ahora mismo una marca nos trae a otra«.

La sacudida de la pandemia y los problemas de salud han obligado a las hermanas a reducir la inversión en estos momentos. Eso sí, han optado por no bajar la calidad, aunque sí la cantidad. “No seguimos las modas impuestas por los grandes grupos internacionales. Nos costó mucho que el cliente entendiera que no se puede comparar una tienda pequeña de pueblo con todas estas empresas”, comenta Marga, orgullosa de su labor durante estos últimos 20 años. Por ello afirma que, “a día de hoy, esta lucha está siendo positiva porque tenemos una clientela que cuando busca un buen asesoramiento y buena calidad, nos visita, y son ventas fáciles”.

Multimarca con una propuesta diferente

Los clientes que acuden a Casa Palancas comentan que cada vez más difícil encontrar zapaterías multimarca con una propuesta diferente en las ciudades. Las grandes cadenas, los grandes almacenes y otros grupos cuentan con una oferta muy similar.

Casa Palancas se ha labrado un nombre. “Al estar en pleno Camino de Santiago, también recibimos a turistas. Además, en verano nos visitan las personas que cuentan con residencias en la zona. En algunos casos realizan pedidos que enviamos incluso al extranjero. Se trata de clientes que nos conocen y que buscan en nuestras redes sociales las novedades”.

Marga y Ana atienden personalmente a cada cliente. “Siempre nos preocupamos por la imagen de la tienda, solemos renovar mucho. Nos encanta tener una tienda alegre y mimamos el producto”.

Además de calzado, en Casa Palancas podemos encontrar prendas como camisetas, jerséis y abrigos, además de complementos como bolsos y bisutería realizados por Marga. “Siempre me ha encantado hacer mis propios diseños y, como gustan, pues me decidí a comercializarlos en la tienda”.

La importancia de la salud del pie

En lo referente a las rebajas, en Casa Palancas tienen claro que no pueden competir con los agresivos descuentos que realizan los grandes grupos y portales de Internet. Su objetivo es valorizar el producto, conscientes del nivel de calidad.

«Somos nosotros, los comerciantes, quienes mimamos cada producto y cada marca y la damos a conocer al cliente”.

Otro tema que preocupa a las propietarias de la zapatería es la proliferación de las llamadas influencers. “Recibimos visitas de jovencitas que acuden con la foto de un modelo en su móvil. Además, acuden para probarse zapatos y nos piden que les hagamos fotos para subirlas a Internet. Este “boom” nos ha hecho tomar una decisión. No queremos este tipo de público que nos quita mucho tiempo”.

Consideran además que el público de hoy, sobre todo la franja más joven, no cuidan la salud de sus pies. “En la tienda vemos cosas increíbles. Pies deformados por culpa del calzado que utilizan desde niñas. La salud del pie es algo fundamental para nosotras”. No quieren entrar en ese segmento, “no es nuestra guerra. Y tenemos claro que ellas tampoco entienden nuestra manera de trabajar. Están acostumbradas a comprar y devolver. Prueba de ello es la cantidad de tiendas que están abriendo con las devoluciones de los marketplaces”.

“Que no se pierda la esencia de comprar en tiendas multimarca. Nuestra diferenciación radica en la manera de atender de manera personalizada a nuestros clientes«

Además, reconocen que el consumidor de hoy, “nos tiene un poco despistadas. Notamos que es una pesadilla entre el querer y no poder. Tienen demasiados productos al alcance de su “vista”, pero el poder adquisitivo no se lo permite. Es un afán consumista peligroso. No saben gestionar sus necesidades y compran por impulso”.

Para las hermanas, la formación y el reciclaje es fundamental para crecer. Les gusta estar al día, conocer las tendencias en moda y las novedades que se presentan continuamente en el mercado. Para ello es también fundamental tener un contacto muy directo con los fabricantes. Conocer cada producto, sus características técnicas y calidades, para poder y saber aconsejar a los clientes. “En definitiva, somos nosotros quienes mimamos cada producto y cada marca y la damos a conocer al cliente”.

Redes sociales como escaparate

Casa Palancas utiliza las redes sociales para compartir su propuesta y mostrar las composiciones de “looks” que realizan cada poco tiempo. Están presentes en Instragram y Facebook. “Es una manera de captar clientes, pero de manera tranquila”, afirma Marga.

Detalle de Casa Palancas

La venta online no forma parte de sus proyectos. “Somos un establecimiento pequeño, cuyo objetivo es siempre recibir a nuestros clientes y ofrecerles un trato personalizado. Luchamos para no perder está forma de comprar. El zapato hay que probarlo y saber lo que se compra. Cada pie es distinto y con problemas y necesidades distintas. , es verdad, que vendemos y enviamos pedidos a clientes habituales de quiénes conocemos su tipo de pie y preferencias”, relata Marga.

Por último, Marga y Ana hacen un llamamiento: “Que no se pierda la esencia de comprar en tiendas multimarca. Nuestra diferenciación radica en la manera de atender de manera personalizada y atenta a cada una de las personas que entran en nuestro establecimiento. Sin tiendas, los pueblos y las ciudades se quedarán vacías”.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

52ª edición de Adlib Moda Ibiza

Catorce diseñadores desfilarán en la 52ª edición de Adlib Moda Ibiza tendrá lugar el próximo 10 de junio. Como antesala a la pasarela oficial, la

Buena marcha del calzado español

Las ventas al exterior en el primer trimestre del año reflejan la buena marcha del calzado español. Las exportaciones sumaron 910,8 millones de euros y